Pasen... que no muerde

Hola!
Desde ya, muchas gracias por visitar este sitio, no deseo más que sea de vuestro mayor agrado.
El propósito de este blog es acercar la lectura a los lectores. Es tratar de reconstruir ese puente que une la imaginación con la realidad para así poder cruzarlo cuando nos plazca, sin temores ni prejuicios. La lectura entendida como el "mejor ejercicio para lograr pensamientos fuertes".
No hay criterios para la selección de los escritos que se públicaran ni consejos para interpretarlos, pues interpretar (-pensar-) es exclusivo de cada uno.
Ojalá que en Este espacio se animen a sentir, a oler, a llorar, a criticar, a perdonar. Ojalá se animen a leer a fluir...
-Comparte tú lectura-
Esteban Muler.-


18 de jun. de 2010

Carta de un hijo a su padre que no ve hace tiempo.

Hola viejo!

Qué tal estás? -Espero que muy bien-.

Bueno, por mi parte te cuento que a pesar de la crisis, el cambio climático,la guerra y todos esos quilombos que existen hoy por hoy, me encuentro bien: Laura es muy buena compañera y nos llevamos muy bien. Su familia es muy buena y cariñosa conmigo la verdad es que para que todo sea perfecto sólo me faltan Uds. cerca mío, porque los extraño mucho, pero ojo!no se asusten por mí, no estoy triste ni sufro su ausencia, por el contrario; dentro mío los llevo a todos y cada uno de Uds. en todo momento y en todo sitio están presentes, pero es la costumbre, esa "puta costumbre”, de verlos siempre lo que me hace añorarlos tanto, pero en fin…

Te escribo para saludarte por tu cumpleaños, este es el quinto cumple que no estoy en Argentina para cantarte el felíz cumpleaños.

También te escribo porque nunca antes en estos cinco años lo había hecho y hoy siento que lo necesito, que quiero decirte tantas cosas antes de que sea tarde, y porque no hacerlo ahora no? Y pensando en podría escribir a mi padre se me ocurrió lo siguiente:

Papá:

Aquí te habla tu hijo, el primero que trajiste a la vida; hoy con casi treinta años, joven y adulto a la vez, casi tan hombre como vos, aunque mucho me falte aún por aprender en la vida, tranquilo y seguro camino por ella, ya que conmigo conservo celosamente custodiados, valiosas enseñanzas que con generoso y humilde amor me has regalado desde mi niñez y, hoy con profunda sinceridad te doy las gracias desde lo más hondo de mi corazón.

Orgulloso llevo tu impronta y tú sello personal en cada decisión y en cada paso que doy, los valores que heredé de Ti guían mi camino y me abren puertas donde sea que me presente. Gracias a Tí, sé cual es mi derecha y sé que por derecha se hacen las cosas.

Hoy, con la técnica y sólo para lo que enseñaste uso mis propias armas, para defender y unir lo que se ama con el corazón.

Con el paso del tiempo me voy dando cuenta, tal vez madurando, pero sólo con el paso del tiempo, que sólo perduran en el recuerdo las cosas importantes, que aquellas pequeñas cosas de ayer, hoy son enormes, que con el tiempo todo cobra sentido o lo pierde, que el mejor fundamento de enseñar es dar el ejemplo.

Papá, hoy quiero darte las gracias por haberme dado tú mejor educación y quiero que sepas que no he recibido mejor educación que la tuya y si he sido ingrato y sé que lo he sido varias veces, hoy no se me olvida ofrecerte mis disculpas, aunque sepa que no sean necesarias para ti, lo son para mí y prefiero insistir en darte las gracias por todo.

Porque aún hoy sigo recordando como si fuera ayer aquellas noches en que cansado de la faena y enojado por mis notas en Lengua, me enseñabas caligrafía. Hoy en tú cumpleaños quiero regalarte, estas líneas de mi puño y letra que me salen directamente del corazón.

ME HAS DADO TODO LO QUE TENIAS
ME HAS ENSEÑADO TODO LO QUE SABIAS
NADA ME FALTA,
TODO TE DEBO.

Con amor, tu hijo.
Esteban Muler.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Se equivoca ud porque de autobiográfico no tiene nada.
    gracias por su comentario.-

    ResponderEliminar

LATA PARA LAS PROPINAS AQUI: